Saltar al contenido
Indemnización por accidente de trafico Optima

Reclamación por la amputación de una parte del cuerpo

Si ha sufrido un accidente, y debido a las lesiones producidas ha sufrido la amputación de una parte del cuerpo sabemos que es una situación devastadora, estos accidentes en su mayoría se originan por un accidente de tráfico o por un accidente laboral, en casos menos comunes, puede ser debido por una negligencia médica.

Con independencia de la razón por la que se produzca la amputación de una parte del cuerpo, este hecho produce una modificación en nuestra vida, afectando a la movilidad y a la independencia personal de la víctima, generando dificultades en el pleno desarrollo de sus actividades normales, haciendo muy difícil la continuidad de la vida como la teníamos antes. Una de las grandes consecuencias que genera haber sufrido una amputación de una parte del cuerpo, son los daños psicológicos que en algunas ocasiones pueden ser más graves que los sufridos de manera física.

Si debido a un accidente, se tuvo que ver sometido a una operación para que le amputaran una parte de su cuerpo, con independencia de que el accidente se provocado por un siniestro en la carretera, laboral o una negligencia médica, si ha sufrido una amputación por alguna de estas causas debe considerar iniciar la reclamación por la amputación de una parte del cuerpo, la reclamación de la indemnización no le ayudará a recuperar su vida anterior sino le hará más fácil la vida que le ha tocado llevar después del accidente. Confié en profesionales con experiencia para reclamar estos accidentes.

¿Qué accidentes pueden causar la amputación de una parte del cuerpo?

Los médicos solo valoraran realizar una amputación de una parte de su cuerpo en última instancia y si no hay más remedio, siempre primando la vida y la salud del paciente, pudiendo proceder a la amputación para salvar una parte mayor del cuerpo. Dependiendo del tipo, la gravedad y las circunstancias de la lesión, pueden considerar la amputación si esta circunstancia ayuda al paciente a recuperarse y a que la lesión no provoque un mayor daño con posterioridad.

Por regla general, las amputaciones de partes del cuerpo se producen en los accidentes de tráfico, de cierta gravedad, o en el lugar de trabajo, en especial, los profesionales que manejan maquinaria o realizan su actividad en situaciones peligrosas, las lesiones por un accidente grave, ya sea de tráfico o de trabajo, puede conllevar la perdida de un miembro.

  • Accidentes de tráfico: Al producirse un accidente de tráfico, en que la colisión se produce cuando los vehículos van a una velocidad alta (dentro de la establecida en la vía), o cuando hay diferencias muy significativas entre los vehículos, por ejemplo entre un coche particular y un camión. Dependiendo de la gravedad del accidente, y primando la vida por encima de una parte del cuerpo, tanto los servicios de emergencia y con posterioridad en el hospital, pueden realizar una amputación quirúrgica para salvarle la vida.
  • Accidentes laborales: Todo trabajador que realiza su profesión, ya sea de manera autónoma o por cuenta ajena, que la desarrolle en la construcción, minas y la industria (manipulando maquinaria), puede sufrir una amputación. Dentro de nuestra normativa existen normas de seguridad para el desarrollo de las diferentes profesiones, cuanto más peligrosas más exigentes son, pero esto no evita que ocurran accidentes que provoque a los trabajadores amputaciones mientras están desempeñando su labor.
  • Accidente por negligencia médica: Si nos sometemos a una operación quirúrgica o tratamiento médico, como en el resto de accidentes, este no es una excepción, puede ocurrir una desgracia y producirnos una lesión mayor a la que íbamos a curarnos, por el descuido de algún profesional que le este atendiendo en ese momento, pudiendo provocarle la perdida de una parte del cuerpo, en esto casos ya no sólo afecta la pericia médica, sino también los materiales empleados en su operación.

De acuerdo con la norma de Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la circulación de vehículos a motor y la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, así como a los Baremos aplicables al año en que se produjo el accidente, esto a los efectos de los accidentes de tráfico, en relación a los accidentes laborales recogido en el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y de aplicación en el Baremo de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, (es de aplicación a los accidentes laborales). En relación a los accidentes por negligencia médica Ley 41/2002, de 14 de noviembre, básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica, y de aplicación en el Baremo de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, (es de aplicación a los accidentes por negligencia médica).

En el caso de que por culpa de un tercero, en relación a los accidentes de tráfico y en los accidentes de negligencia médica, o por no tener las medidas necesarias para el desarrollo del trabajo, para el accidente laboral, podrá iniciar la reclamación de la indemnización de la amputación de una parte del cuerpo, por cualquiera de estos tres tipos de accidentes.

Amputación por una negligencia médica

La amputación de una parte del cuerpo es la única opción, por ejemplo, cuando hay un daño nervioso extenso en una persona que padece diabetes o cuando el hueso de una extremidad se ve afectado por las células cancerosas. En los dos casos anteriores, así como los parecidos a estos se entienden dirigidas la amputación a salvar la vida del paciente.

Si se tuvo que amputar una parte del cuerpo por razones médicas, esto por sí solo no es motivo para iniciar una reclamación solicitando una indemnización, ya que el fin de la amputación era salvar la vida o una parte más importante. Sin embargo, hay ciertas circunstancias bajo las cuales puede tener derecho a ejercitar la reclamación.

En especial en aquellas situaciones que por descuido de cualquiera de los profesionales que participan en la operación o tratamiento, provocan en el paciente una lesión o perjuicio que supone la perdida del paciente, estas consecuencias pueden darse por el origen de un mal diagnostico que provoque esta situación, o durante la operación tanto el médico o profesional que este realizando la cirugía o los materiales empleados en la operación no estén en buenas condiciones.

¿Cómo calcular la reclamaciones de amputación de una parte del cuerpo?

Para calcular la indemnización de la reclamación de la amputación de una parte del cuerpo, por cualquiera de los accidentes anteriormente mencionados, dentro de la reclamación habrá que tener en cuenta varios factores al solicitar la indemnización, como primer elemento a tener en cuenta deberemos fijarnos en el daño físico y psíquico que ha producido el accidente en nuestro cuerpo, para ello necesitaremos un informe pericial que valore nuestro estado físico y mental, este informe recogerá estas lesiones y las puntuará de acuerdo a lo establecido en la Ley 35/2015,  incluyéndose en relación a los accidentes de tráfico, la reparación del coche, éste no es el único elemento a tener en cuenta para calcular la indemnización, teniendo que reclamar en la indemnización el lucro cesante, es decir, lo que hemos dejado de ganar por esta lesión.

Las Cantidades reclamables por la amputación de una parte del cuerpo

Las cantidades que podemos reclamar por la amputación de una parte del cuerpo se recoge en la Ley 35/2015, actualizada cada año, para regular de la manera más eficiente la reparación del daño a las víctimas de este tipo de accidentes.

La realización del cálculo de la indemnización que nos corresponde por la amputación de una parte del cuerpo, ya sea un miembro principal, como pueden ser las piernas o los brazos, así como partes del cuerpo, como las manos o pies, sus dedos, la oreja, nariz, etc… no se puede dar una indemnización exacta, variando de la situación personal de la víctima, es decir, si era zurdo o diestro, deportes y ocio, la edad, las personas que dependen de la víctima, si el accidente se ha producido accidente de tráfico, con independencia que sea in itinere, un accidente laboral o el accidente sea producido por una negligencia médica.

Debido a todas estas variantes no se puede realizar una tabla que recoja una lista de precios por la perdida de alguna parte del cuerpo, siendo necesario un profesional que le indique los pasos a dar, una vez que hemos sufrido cualquiera de los accidentes que hemos mencionado, pero incluyendo en este tipo toda reparación física que haya podido producirse, como la mordedura de un perro, un accidente de caza, por un accidente aéreo, etc…

Por eso lo más importante al iniciar una reclamación de la indemnización por la amputación de una parte del cuerpo, es contar con profesionales que nos informen de los pasos a dar, pero con la humanización del trato que se ha de dar en estos casos, a cualquier persona que ha sido víctima de cualquier accidente, consiguiendo la indemnización óptima por sus lesiones.

Iniciar la reclamación de indemnización por amputación de una parte del cuerpo

Una vez que hemos sufrido el accidente de tráfico, lo más importante es recuperarse y sanar de las lesiones que le haya podido infringir el accidente, una vez que su vida ha dejado de correr peligro, podrá pensar en iniciar los pasos para reclamar la indemnización al seguro del conductor, profesional o empresa que le ha provocado las lesiones.

Probar que la amputación de una parte del cuerpo, y que fue producida por un accidente causado por la falta de atención debida de un conductor, profesional o empresa es un requisito clave para ganar la reclamación solicitando la indemnización que nos corresponde por la amputación, para ello como elemento previo es necesario contar con un informe realizado por un perito médico, por ello es importante contar con profesionales, que en el caso de no tenerlo le derivarán a uno de estos profesionales, para que le realice el informe, derivandole al resto de especialistas, para que estabilicen o curen sus heridas.

No hay que olvida que la reclamación de cualquier lesión, que venga determinada por un accidente de tráfico, laboral, profesional o cualquier actividad que requiera un seguro, nuestra lucha irá dirigida contra una aseguradora, no por que sea complicado, sino por que hay que justificar cada lesión y justificar que las lesiones han sido producidas por el accidente, por ello tiene que iniciar la reclamación con profesionales con experiencia suficiente que conozca cada trámite y la documentación que se ha de aportar en cada momento.

Sin olvidar el trato humano, que en estas situaciones son esenciales en este tipo de reclamaciones, ya que se le asesorará y se le indicarán los pasos a dar en cada momento, acompañandole desde el inicio hasta el final del camino de la reclamación. Así como siendo tratado por los mejores especialistas médicos, sabiendo que este tratamiento no le costará nada.

Al iniciar la reclamación de la indemnización por amputación de una parte del cuerpo, es si podremos pagar los honorarios de los médicos, de los abogados, etc… Por eso no se preocupe, ya que sólo cobran si usted gana la indemnización al haber reclamado los daños producidos por estos y otros accidentes.